Perfiles Sensoriales

 

Las alteraciones sensoriales favorecen los trastornos de la conducta, que afectan a la calidad de vida de la persona  y son un factor de estrés crónico para las familias.

 

El perfil sensorial es una herramienta para relacionar las fortalezas y dificultades del comportamiento de la persona con la percepción que esta tiene del ambiente a través de sus sentidos, valora la reactividad sensorial.

 

Su propósito es evaluar cómo percibe el mundo la persona a través de sus sentidos y como  afecta esto en su diario vivir, como por ejemplo con alteraciones de la conducta, además de proporcionar información sobre las características de respuesta ante un estímulo e identificar qué sistemas sensoriales son los que probablemente están contribuyendo o creando barreras en el desempeño funcional.

 

Realizaremos el perfil sensorial para que conozcas las características individualizadas de las alteraciones sensoriales, valoraremos la reactividad sensorial y te proporcionaremos estrategias sensoriales, también conocido como “dieta sensorial”; reúne recomendaciones dirigidas a las necesidades sensoriales de la persona a lo largo del día (Wilbarger, 1995). Las estrategias sensoriales permiten a la persona muchas oportunidades para recibir estímulos sensoriales beneficiosos para ella de manera frecuente y obtener estrategias para gestionar los estímulos que producen molestias, permitiéndole así participar significativamente en las actividades que componen su horario diario.

 

Muchas personas con Trastorno del Espectro Autista tienen una percepción del mundo diferente porque tienen experiencias sensoriales perceptivas inusuales. Responden al mundo que les rodea de forma poco usual, y no sienten del mismo modo que nosotros. Estas experiencias ocasionan hiper  o hipo sensibilidad, perciben olores, sabores, texturas, sonidos, movimientos y ven las cosas de otra forma diferente, por lo que hace que su comportamiento sea otro y se relacione con esta forma de sentir. Pueden ser hipersensibles a determinadas sensaciones, es decir, que con una pequeña cantidad de esa sensación quedarían sumamente estimulados. Esto puede hacer que haya actividades que les resulten estresantes, y eviten sensaciones que les moleste como por ejemplo cortarse las uñas, el sonido de la aspiradora, las texturas de algunos alimentos o la luz intensa. Al mismo tiempo pueden ser hiposensible a otras sensaciones, por lo que necesitará una gran cantidad sensación para estimularse. Las personas hiposensibles al movimiento son muy activos, buscan esas sensaciones que necesitan, por ejemplo, corren de un lado a otro, se balancean, saltan o dan vueltas. Hay otras personas  con autismo que son hiposensibles a esas sensaciones pero que son pasivos, es decir reaccionan con dificultad al mundo que les rodea porque no obtienen suficiente estimulación de él pero no las buscan. Las personas con autismo no suelen tener un perfil homogéneo, una misma persona puede ser hiposensible a algunas sensaciones e hipersensible a otras.

 

Las preferencias sensoriales son las cosas que  les gustan o les disgusta mirar, oler, sentir, mirar, saborear, o moverse. Si conocemos lo que les gusta o no les gusta comprenderemos mejor su comportamiento y sabremos como comunicarnos con ellos, ya que si nos comunicamos por su sentido preferido, será más fácil que preste atención durante más tiempo y sabremos qué actividades le motivan más.

 

Comprender como perciben las personas con autismo a nivel sensorial es complejo, pero conocerlo nos puede ayudar para seleccionar los métodos más estimulantes y adecuados. Entender el funcionamiento perceptivo de un adulto con autismo es crucial para abordar los problemas del día a día.

 

La percepción es el proceso por el cual un organismo recoge, interpreta y comprende la información del mundo exterior y la interpreta en el cerebro. El Trastorno del Procesamiento Sensorial (TPS) es un trastorno complejo del cerebro que afecta la manera en que se experimentan las sensaciones (vista, sonido, tacto, olfato, gusto y movimiento) y su organización dentro de un comportamiento, en personas con TEA impacta de diversas formas en la persona. Frecuentemente la causa de problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz; también puede afectar a las relaciones sociales, al juego, a habilidades de cuidado, de autonomía y de comunicación. Saber identificar los signos del TPS nos ayudará a preparar una mejor intervención, a reducir estereotipias, conductas problemáticas y a mejorar la calidad de vida de la persona.

 

Para conocer el perfil sensorial tendremos en cuenta los diferentes sistemas perceptivos. En la siguiente tabla podréis encontrar los distintos sistemas y ejemplos de hipersensibilidad y de hiposensibilidad:

Sistema/Hiposensibilidad/Hipersensibilidad

 

Visual –       Apaga y enciende luces–       Alinea objetos

–       Mira las cosas de reojo

–       Observa el movimiento de sus dedos

–       Prefiere la oscuridad–       Evita el sol

–       Se tapa los ojos o entrecierra ante estímulos muy    luminosos

–       No le gustan los estímulos brillantes

Auditivo –       Parece no oír lo que dicen los demás–       Le gusta cuando le hablan en tono vivaz o de forma muy animada.

–       Le gusta los sonidos fuertes

–       Golpea objetos

–       Se tapa los oídos–       No le gusta el sonido de la aspiradora

–       Le gusta los sonidos suaves

–       Puede percibir sonidos más débiles

Gustativo –       Lame objetos–       Se mete cosas en la boca

–       Le gusta las comidas muy saladas o con sabores intensos

–       Come cualquier cosa

–       Le gusta comidas sosas–       Le gusta comidas suaves

–       Come poco

–       Vomita con facilidad

Olfativo –       Explora las cosas oliéndolas–       Se huele los dedos después de tocar comidas fuertes

–       Huele a personas u objetos

–       Evita olores–       Es sensible ciertos olores

–       No le gusta que cambie de suavizante

Táctil –       Busca largos abrazos–       Se envuelve entre mantas

–       Insiste en llevar ropa apretada

–       Rechina los dientes

–       Le gusta juegos de volteretas y brutos

–       Tiene escasa reacción al dolor y a la temperatura

–       No le gusta tener cosas pegajosas en las manos (plastilina, barro, pintura de dedo)–       No le gusta llevar gorro ni guantes

–       Evita texturas de determinadas prendas

–       No le gustan ciertos alimentos sólidos

–       No le gusta que le lave la cabeza

Vestibular –       Le gusta los columpios y toboganes–       Gira y corre continuamente

–       Salta

–       Se balancea hacia delante y hacia atrás

–       Le dan miedo los columpios toboganes, etc.–       Dificultad para caminar en superficies desiguales

–       No le gusta tener la cabeza hacia abajo

–       Se marea en el coche

–       Le asusta las escaleras mecánicas

Propioceptivo –       Coloca el cuerpo en posiciones extrañas–       Dificultad para abrocharse los botones y objetos pequeños –       Parece cansado–       Agarra las cosas con debilidad

–       Se tropieza habitualmente

–       Se choca con los objetos

 

 Los perfiles sensoriales se realizan por Terapeutas Ocupacionales titulados con formación acreditada y específica en Integración Sensorial por la (USC) Universidad del Sur de California (USA) acreditada por la WPS, además en España deben pertenecer a la Asociación Española de Integración Sensorial A.E.I.S.

Más info aquí!0
Más info aquí!
Google+0
YouTube
LinkedIn20
Suscribirme