Masaje propioceptivo/ técnica de regulación sensorial

El ser humano tiene 7 sentidos, vista, oído, olfato, gusto y tacto, además añadimos el propioceptivo y el vestibular. Los umbrales neurológicos pueden ser altos, provocando hipersensibilidades o bajos causando hiposensibilidad.

La propiocepción es el comodín que nos permite regular el resto de los umbrales neurológicos, siempre que el sujeto no sea hiper-sensible a nivel propioceptivo. Si no se está seguro del perfil del usuario consultar con nuestro gabinete antes de realizar el ejercicio.

Cuando un sujeto comience a desregularse sensorialmente, cuando muestre los primeros síntomas como estrés, nerviosismo, aumento de la respiración, incremento de las pulsaciones,  …   podemos intervenir realizando el masaje propioceptivo:

Trataremos de tumbar al usuario, o al menos ponerlo en una posición cómoda, con la columna vertebral lo más alineada posible.

Comenzaremos, con las dos manos, a presionar con fuerza las articulaciones 10 veces cada vez, realizando movimiento de presión; estamos tratando de enviar información a los receptores propioceptivos, ubicados en los tendones y ligamentos en el interior de estas, y en los usos musculares, en el interior de los músculos, por lo que lo haremos con fuerza, como si diéramos un firme apretón de manos.

El orden que seguiremos será, en la medida de lo posible, primero miembros superiores  y luego inferiores, o viceversa, pero nunca intercalar miembros superiores e inferiores. Si no pudiéramos, consideraremos solicitar al usuario que nos deje un brazo, e iniciaremos el masaje desde su hombro, continuaremos con su codo, muñeca y finalizar con los huesos de la mano, los metacarpos, presionando la palma desde la parte dorsal. Después pasaríamos a miembros inferiores; rodillas y tobillos.

Si fuera posible, tras esto, tumbaríamos en posición supino  al usuario con el cuerpo lo más alineado posible, o lo colocaríamos de espaldas contra la pared, y le pasaríamos una pelota de Bobath o pilates, apretándole primero en los tobillos a la vez 10 veces, después rodillas. 10 veces en cada par de articulaciones si fuera posible. El orden sería tobillos, rodillas, cadera, esternón. No debemos abusar de esta técnica, debe ser usada cuando consideremos que comienza a desregularse; si se usa sin control la técnica pierde efectividad. Debemos pedir permiso  siempre a la personas antes de comenzar y anticiparle en la medida de lo posible.

 

nuevaaaaaaaaaa

Mantente informado en 😀
1

D24370506M

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más info aquí!0
Más info aquí!
Google+0
YouTube
LinkedIn20
Suscribirme